Los tamberos piden medidas ante una posible sobreoferta de leche

Productores de leche piden herramientas para evitar problemas con una eventual sobreoferta

Productores de leche piden reunirse con el Gobierno para encontrar soluciones antes de que se genere una sobreproducción de leche. El temor de los tamberos es que si se mantiene la caída en el consumo local, en primavera, una estación de mayor producción, habrá stock de más de productos lácteos. En este contexto, buscan que se habilite una línea de crédito para almacenar la producción como leche en polvo en las industrias y luego, una vez que mejore la situación, se exporte a un precio razonable.

La preocupación de los productores surgió tras el análisis del balance que realizaron el Observatorio de la Cadena Láctea Argentina (OCLA) y la Fundación del Plan Estratégico de la Lechería (Funpel), en el que se observa que se van a producir cerca de 500 millones de litros de leche más de lo que se produjo el año pasado.

El volumen esperado de exportación para 2020 es de 2699 millones de litros de leche, pero por la crisis que se vive en el mundo por la pandemia de coronavirus creen que no será posible exportar esa cantidad.

“En el mercado interno va a haber sobreoferta de leche. Esto va hacer que caiga el precio para los productores”, dijo Matías Peluffo, presidente de la Cámara de Productores de Leche de la Cuenca Oeste de Buenos Aires (Caprolecoba).

Matias Peluffo, productor

La proyección que está hecha por ambas entidades -a falta de un director nacional lácteo en el Ministerio de Agricultura-, da cuenta que el incremento en la producción para este año representaría un 4% más que el año pasado. El 80% de la producción se consume en el país y, generalmente, en primavera, ese 20% que va hacia el exterior pasa a ser un 30%.

“En el consumo interno hay menor capacidad de compra y el mercado externo está sobreofertado. En Europa y Estados Unidos, donde se les cayó mucho el consumo, todo este panorama hace que los productores estén preocupados por la primavera porque es en ese tiempo que se produce más leche”, amplió Peluffo.

Pedido de herramientas para atenuar el impacto

De acuerdo a lo que dijo el titular de Caprolecoba, al proyectarse más leche, el precio que se le paga al productor va a caer. Por ende, muchos tambos verían afectada su cadena productiva. “La sobreoferta puede dañar a productores por una posible baja del precio de la leche y también a las industrias. Nuestro pedido de propuesta al Gobierno es ver si pueden diferir las retenciones por lo que dura la primavera o lo que queda del año”, pidió.

Otra de las propuestas es promover la recuperación del consumo interno a través del Estado nacional, es decir que aumente la compra de leche social que se utiliza en los programas que impulsa el Ministerio de Desarrollo Social destinados a comedores, merenderos y bolsones de alimentos.

La otra medida sería que el Estado contribuya a financiar el stock de leche en polvo y quesos a través de créditos bancarios para poder garantizar la fluidez de la cadena durante la estación con sobreproducción, al menos hasta exportarlo cuando no haya sobreoferta de productos en el mercado internacional, al pasar la pandemia.

“Aún no hay nada definido, este miércoles nos vamos a reunir con el consejo consultivo de la Funpel, en donde cada sector va a llevar propuestas para analizarlas. Más allá del impacto es interesante que la cadena láctea se reúna a pensar en estrategias comunes porque hay capacidad de secado, lo que cuesta es tener capacidad de stock”, aseveró Peluffo.

Hay menos consumo de leche en el país . El año pasado, el consumo de leche per cápita fue de 182 litros. Para 2020 se estima que ese valor caiga a 178 litros por persona por año y esa sobreproducción haría que haya más leche en polvo para exportar . Sin embargo, el otro problema que aqueja al rubro es la caída en el precio de la leche en polvo en el exterior, que de US$3300 dólares pasó a US$2700 por tonelada.

“Necesitamos tener capacidad de stock y almacenamiento y que no nos pase lo que pasó en Estados Unidos, que no tenían capacidad de almacenamiento y eso nos está empezando a preocupar a los productores”, alertó. Los productores aclaran que el pedido de auxilio es para encontrar una solución en conjunto, ya que si bien la producción lechera argentina está proyectada para crecer, la industria necesita una mayor capacidad financiera para operar.

(La Nación)