Se frenó la expansión del girasol: habrá 150.000 hectáreas menos en la nueva campaña

En pocas semanas comenzará una nueva ventana de siembra para el girasol en Argentina. Los excesos y los precios explican este retroceso.

La Bolsa de Cereales de Buenos Aires anticipa una caída en la superficie a sembrar con girasol en la nueva campaña. Esto tiene que ver con la “falta de condiciones adecuadas para la siembra en los núcleos productivos del NEA y Centro-Norte de Santa Fe, como así también una relación insumo-producto menos atractiva en comparación a campañas anteriores”.

La relación insumo-producto se ubicaría todavía por debajo de la observada para el promedio de las campañas 2013/14 a 2015/16, previas al inicio del ciclo de expansión que le permitió al cultivo recuperar parte de la superficie perdida durante las campañas anteriores.

Esta relación muestra la cantidad de producto necesario para comprar una unidad de insumo, su suba refleja que se necesitará una mayor cantidad de producto para comprar la misma cantidad de insumos. 

Desde la entidad porteña estiman que la superficie destinada a girasol alcanzaría 1.750.000 hectáreas durante la campaña 2019/20, reflejando una caída interanual de -7,9 % (- 150.000 hectáreas en números absolutos). De concretarse, “se estaría revirtiendo el ciclo de expansión del cultivo iniciado en la campaña 2015/16”.

Hay que destacar que si bien esta primera proyección de superficie refleja una caída interanual, aún se ubica un 8,4 % por encima al promedio de las últimas cinco campañas.

Desde un punto de vista climático, según las perspectivas de la Bolsa de Cereales para la primavera del 2019, las lluvias alcanzarán valores superiores a la media en la mayor parte de la región, pudiendo causar anegamientos e inundaciones en zonas bajas.

En el sudoeste de la Región Pampeana se esperan lluvias moderadas a abundantes que parcialmente aliviarán los cuadros bajo déficit hídrico. Con un ascenso térmico superior a los valores normales, las irrupciones de aire polar irán reduciendo su extensión e intensidad. No obstante, el sur y el centro del país experimentarán riesgo de heladas tardías hasta mediados de la primavera.

Hacia el verano, se espera que las precipitaciones en la Región Pampeana sean entre moderadas y escasas, mientras que la temperatura continuará ascendiendo, alcanzando valores moderadamente superiores a lo normal, a la vez que las irrupciones de aire polar estarían prácticamente ausentes.

Frente al escenario previsto respecto de la superficie a sembrar e indicadores tanto climáticos como económicos, para la campaña 2019/20 no se esperan cambios significativos en el nivel tecnológico del cultivo a nivel nacional.

“El girasol en Argentina muestra durante al menos los últimos ocho años un nivel medio de tecnología aplicada, y en términos relativos se ubica por encima del sorgo granífero, aunque por debajo de la soja y el maíz”, explican desde la entidad porteña.