Cayó la soja en Chicago al nivel más bajo desde diciembre de 2008

Tras caer en nueve de las últimas diez ruedas de negocios, el valor de la soja en la Bolsa de Chicago quedó ayer en el nivel más bajo desde el lejano 5 de diciembre de 2008, cuando las pizarras reflejaron un ajuste de 287,89 dólares por tonelada.

En efecto, ayer el contrato mayo de la soja retrocedió US$5,15 y terminó la jornada con un precio de 294,04 dólares por tonelada. También la posición julio perforó los 300 dólares, tras perder US$5,32 y concluir la rueda en 298,64 dólares.

La incertidumbre que genera el recrudecimiento de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, a partir del aumento del 10 al 25% de los aranceles estadounidenses a una importante serie de productos chinos que comienza a regir hoy, es uno de los fundamentos principales de la tendencia bajista de las cotizaciones de la soja, pero no es el único.

De hecho, incluso si las diferencias entre ambos países lograran resolverse en el corto plazo, es posible que la demanda china por la oleaginosa de EE.UU. no baste para achicar las abundantes existencias que hoy presionan sobre el mercado estadounidense, a partir del posicionamiento que Brasil asumió como abastecedor de China.

En ese sentido, resultó negativo el informe publicado por la agregaduría agrícola del USDA en China, que confirmó lo que las autoridades de ese país venían anunciando meses atrás: la retracción de la demanda de soja, como consecuencia de la fiebre porcina africana, que desde agosto pasado viene diezmando el volumen de animales en engorde.

“Se estima que las importaciones chinas de soja caigan a 84 millones de toneladas en la campaña 2018/2019 y a 83 millones en el ciclo 2019/2020, en comparación con los 94,1 millones demandados en la temporada 2017/2018”, relató el trabajo. Un año atrás, cuando la guerra comercial recién se iniciaba, en su primera valoración de la campaña 2018/2019 el USDA proyectó el volumen de las importaciones chinas de soja en 103 millones de toneladas.

En ese mismo reporte pronosticó las exportaciones y las existencias finales estadounidenses de la oleaginosa en 62,32 y en 11,29 millones de toneladas, variables que tras ser golpeadas por el conflicto bilateral se ubican en 51,03 y en 24,37 millones de toneladas, respectivamente. Estas últimas cifras podrían variar hoy, dado que el USDA publicará su nuevo informe mensual con las estimaciones de oferta y demanda global de granos.

En la espera de los datos oficiales, el promedio de las estimaciones privadas ubicó el volumen de las existencias finales de la soja estadounidense en 25,04 millones de toneladas, un récord que se constituye en el principal fundamento bajista para las cotizaciones de la oleaginosa en los Estados Unidos y en un fuerte condicionante para el rumbo de los precios en el resto de los países proveedores.

Cabe destacar que el mal momento de los precios no rige solo para la soja. Ayer el maíz cayó un 3% en Chicago, de 139,85 a 135,62 dólares por tonelada, y el trigo, un 2,20%, de 158,46 a 154,97 dólares.