Con el consumo en baja, el precio de la carne vacuna cayó por primera vez en 21 meses

Después de 21 meses de subas, los precios promedio de la carne vacuna bajaron en mayo pasado un 0,6%.

El dato lo dio a conocer la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes (Ciccra) en base al comportamiento de los valores pagados por el público en el Gran Buenos Aires.

Mientras la carne vacuna cayó 0,6%, el pollo tuvo una baja todavía más pronunciada: 8%. “El público no convalida los precios y baja el consumo. Al bajar el consumo baja el precio”, dijo a LA NACION Miguel Schiariti, presidente de Ciccra al explicar los motivos.

En cambio, de acuerdo a Ciccra, la carne de cerdo el mes pasado se encareció un 6,9%. En esta entidad creen que el movimiento a la suba que tuvo el precio del maíz en las últimas semanas incidió más en los costos para producir esta carne.

Para Ciccra, en la carne vacuna el consumo sigue en baja. Promedió los 50,5 kg/hab/año en enero-mayo de 2019, una caída de 12,1% versus igual período del año pasado.

Más allá del comportamiento de mayo, las tres carnes tuvieron subas similares en lo que va del año.

“En el caso de los cortes vacunos la suba acumulada en cinco meses llegó a 32,7%, en tanto que el pollo acumuló un aumento de 30,9% y el promedio de los cortes porcinos hizo lo propio en 30,7%”, precisó la cámara frigorífica.

La carne vacuna al público no bajó como lo estuvo haciendo en el Mercado de Liniers.

“El precio promedio de la hacienda comercializada a través del Mercado de Liniers descendió por tercer mes consecutivo. Tras los saltos de enero y febrero (14,1% y 13% mensual, respectivamente), en marzo, abril y mayo el precio promedio deshizo parte del terreno recorrido. A las bajas de 3% y 3,2% mensual de marzo y abril, en mayo se sumó una caída de 0,5%”, explicó Ciccra.

“Las bajas deberían ser mayores dada la caída de precios de los animales de consumo”, opinó Schiariti.