La ley de semillas finalmente quedó afuera en la Cámara de Diputados de la Nación

La ley de semillas finalmente quedó afuera del plan de labor para la sesión en la Cámara de Diputados de la Nación.

El dictamen para modificar la ley que data de 1973 estaba para ser tratado en el recinto, sin embargo, se resolvió retirarlo del plan de labor porque no terminaba de haber certezas sobre si la oposición, el peronismo moderado, iba a acompañar. La iniciativa limita el uso propio e incorpora que los productores realicen un pago a las empresas de tecnología de semillas, exceptuando de esta responsabilidad a pueblos originarios, agricultores familiares y productores micropymes. El uso propio es la posibilidad del productor de soja y trigo de guardarse parte de la cosecha para volver a usar como semilla en la siguiente campaña.

El proyecto también prevé, entre otros aspectos, que las compañías informen por cinco años a los productores las condiciones comerciales para el pago de su tecnología. “Algunos actores que habían dado su acompañamiento prefirieron dar prioridad a otras cuestiones”, contó una fuente consultada. “Se fueron bajando y se decidió retirarlo”, agregó. El oficialismo de Cambiemos no tenía más allá de 109 votos y requería el apoyo de la oposición. Hasta entrada la noche ayer eso estaba cercano, pero se fue diluyendo.

Algunas fuentes sostienen que se podría hacer otro intento para semillas en una sesión del 8 del mes próximo. No obstante, tampoco hay certezas sobre esa posibilidad. Sin embargo, en sectores de la cadena comercial tienen expectativas de que se logre consenso para esa fecha.

“Es mejor esperar dos semanas más y conseguir los votos a que no se apruebe y pierda estado parlamentario”, señaló una fuente.

Alfredo Paseyro, gerente general de la Asociación de Semilleros Argentinos (ASA), remarcó que la industria está “expectante” por semillas. “Seguimos interactuando con las instituciones, productores y los diputados. La industria continúa acompañando la decisión del Gobierno de tener una nueva ley y acompaña el dictamen en términos generales, si bien hay cuestiones particulares que nos gustaría mejorar”, expresó.

Para el ejecutivo, la ley debe “dar previsibilidad a todos, al Estado, a los productores y a los que quieran venir a invertir a la Argentina”. Por el lado de la producción, en una entidad gremial lamentaron que el tema continúe sin abordarse. “No se entiende, es incomprensible, que a un tema tan importante para los productores, porque les permitiría acceder a nuevos paquetes tecnológicos y aumentar la producción, no se le de tratamiento y se siga postergando”, indicaron en una de las organizaciones del agro.

Federación Agraria Argentina (FAA) había pedido reformas a la ley que se impulsa. Entre otras demandas, FAA solicitó ampliar la cantidad de productores con derecho al uso propio gratuito. “Demandamos se asegure que todos los pequeños productores y la mayor cantidad posible de medianos productores sigan estando amparados por el derecho milenario al uso propio gratuito de sus semillas.